Aprende a limpiar tus Joyas – Kilarys – Una Joya a tu Estilo

Aprende a limpiar tus Joyas

Las joyas en plata y oro pueden ser materiales muy finos, pero no se libran de ensuciarse. Más notorio se hace en la plata, que le aparece una sulfuración negruzca en su superficie, debido a su reacción natural con el aire, perfumes, cloro de la piscina, agua de mar, o simplemente por la sudoración; en personas con alto ph en su sudor puede hacer que la joya de plata se “negree” más rápido que en otras. Es normal.

Lo que diferencia a las joyas de oro y plata de las joyas fantasía o de acero, es que estas joyas recuperan su brillo natural rápidamente con una limpieza, y durarán eternamente.

Te brindamos tres métodos caseros que te ayudaran a limpiar tus joyas de oro y plata:

Método 1

Usando crema limpiadora para joyas.
Existen varios implementos que se venden para poder limpiar joyas, de preferencia usar las que son como cremas para frotar con una franela. Los limpiadores líquidos que se aplican sumergiendo la joya dentro de ellos, puede amarillentar la joya si se deja mucho tiempo, no lo recomendamos. Con las pastas o cremas limpiadoras de joyas, se usan simplemente de la siguiente forma:

Paso 1: Untar un poco de crema limpiadora de joyas, con una franela suave, sobre la superficie de la joya.
Paso 2: Frotar suavemente en una sola dirección, mientras se va notando que la franela retira la suciedad (manchas negras).
Paso 3: Frotar la joya con la franela, con una parte más limpia, hasta notar que ha recuperado su brillo.

Metodo 2

Usando bicarbonato de sodio o pasta de dientes
Son componentes caseros que se pueden encontrar fácilmente en farmacias o bodegas. El bicarbonato de sodio al mezclarse con agua, se crea una pasta muy similar a la pasta de dientes, y con ella realizar el siguiente procedimiento:

Paso 1: Remojar la pasta y pasarla en la superficie de la joya con los dedos.
Paso 2: Frotar la joya con los dedos, haciendo que unte bien la pasta y dejarla unos minutos.
Paso 3: Frotar en una sola dirección con un cepillo de cerdas suaves, generando espuma y haciendo que se retire la suciedad.
Paso 4: Remojar en agua tibia la joya y repetir el proceso hasta retirar la mayor cantidad de suciedad.
Paso 5: Secar y frotar suavemente la joya con una franela.

Método 3

Usando detergente de utensilios o detergente de ropa suave.
El detergente ayuda a tener agua jabonosa para refregar la suciedad adherida en la joya. Brindamos el siguiente procedimiento:

Paso 1: Verter en un recipiente agua y detergente. Asegurarse que el recipiente resiste altas temperaturas.
Paso 2: Calentar el agua en un microondas o en la cocina. Tener precaución que en poco tiempo de ser sometido al calor, el agua comenzará a llenarse de burbujas, en ese momento detenerlo de inmediato, ya debe haber calentado el agua lo suficiente.
Paso 3: Sumergir la joya en el agua jabonosa y dejarlo unos minutos, hasta que sientas que ya no está tan caliente el agua.
Paso 4: Retirar la joya y frotar suavemente con un cepillo de cerdas suaves.
Paso 5: Enjuagar la joya con agua tibia y repetir el proceso hasta que se haya retirado la mayor cantidad de suciedad.
Paso 6: Secar y frotar suavemente la joya con una franela.

Dependiendo del grado de su suciedad que tenga tu joya, puedes usar los métodos expuestos de forma combinada. Por ejemplo, puedes usar primero el detergente, luego la pasta y terminar con la crema limpiadora. Con respecto a la franela, puedes conseguir una especial para joyas, que viene en dos texturas para darle acabo final de limpieza.

Finalmente, si tus joyas están demasiado sucias, puedes encargarnos tus joyas para limpiarlas. Tus joyas KILARYS en plata y oro tienen garantía de limpieza de por vida!